Violencia ¿de género?

Published On 08/10/2014 | By Laura López Gutiérrez | Divulgación

En lo que va de año, de acuerdo a las estadísticas oficiales, han fallecido 41 mujeres por violencia de género. Si lo comparamos con las cifras de los dos último años, se espera que otras 13 mujeres fallezcan en los meses que restan de año, eso sin contar con que tan sólo durante el primer mes de 2014 fallecieron siete mujeres, casi el doble que en años anteriores. Tan sólo nueve de ellas eran extranjeras, por lo que no podemos echar la pelota fuera y argüir que se trata sobre todo de violencia importada por los inmigrantes. Para que nos hagamos una idea del número de víctimas, en la última década han fallecido cerca de 700 mujeres, mientras que la banda terrorista ETA ha matado a 858 personas durante todos sus años de terror.

Pero, ¿qué es la violencia de género?, ¿por qué ocurre? Y lo más importante: ¿cómo podemos evitarla? Son muchos los interrogantes que, al no poder responder a la vez, intentaremos desarrollar en próximos posts.

En esta ocasión, vamos a analizar qué es la violencia de género, cómo se caracteriza legalmente y si está correctamente recogida en nuestra legislación.

La Violencia de Género, viene definida en el Artículo 1º de la Ley como:

1. La presente Ley tiene por objeto actuar contra la violencia que, como manifestación de la discriminación, la situación de desigualdad y las relaciones de poder de los hombres sobre las mujeres, se ejerce sobre éstas por parte de quienes sean o hayan sido sus cónyuges o de quienes estén o hayan estado ligados a ellas por relaciones similares de afectividad, aun sin convivencia.

2. Por esta Ley se establecen medidas de protección integral cuya finalidad es prevenir, sancionar y erradicar esta violencia y prestar asistencia a sus víctimas.

3. La violencia de género a que se refiere la presente Ley comprende todo acto de violencia física y psicológica, incluidas las agresiones a la libertad sexual, las amenazas, las coacciones o la privación arbitraria de libertad.

Es decir, según la actual ley, la violencia de género se trata de una concepción que lleva inseparablemente la idea de machismo incluida en su definición; esto es, la prevalencia del varón y la accesoriedad de la mujer.

campana-violencia-generoDe acuerdo a esto, además quedan fuera del régimen especial establecido para la violencia de género las agresiones de mujeres a hombres, de hombres a hombres y de mujeres a mujeres (todo ello dentro de la pareja), por carecer de la característica nota de “machismo”; es decir, no se tratan de casos en los que un hombre ejerza violencia sobre una mujer como manifestación de discriminación, desigualdad o relación de poder. La ley lo excluye de la violencia de género, pero lo incluye en la denominada violencia doméstica, manteniéndose la agravante del artículo 23 CP (circunstancia mixta de parentesco).

La calificación de una agresión como violencia de género conlleva múltiples diferencias respecto a otros delitos, que van desde el órgano que conocerá el caso, el Juzgado de Violencia contra la Mujer, hasta los derechos que asisten a la víctima, como la asistencia jurídica gratuita universal, pasando por especialidades procesales, como la prohibición de conformidad.

Por tanto, la tipicidad de la acción, la clasificación dentro de un delito u otro conlleva importantes consecuencias. Sin embargo, en la práctica diaria en el momento de tipificar y actuar, se obvia el requisito del machismo, atendiendo tan sólo a la existencia o no de una relación pasada o actual. Y yo me pregunto, ¿es eso correcto?, ¿justo?, ¿de acuerdo a Derecho?

tolerancia-cero-violencia-genero-ninez-intimate partner-violence

Si bien es cierto que en muchos casos, aunque no se analice, existe una connotación machista en la agresión, también es posible comprobar que no se da en todos los casos, pudiendo encontrar las mismas motivaciones que hallamos en otros delitos (ya sean la venganza, la ira, la rabia, los celos,la codicia, etc.). Para solucionar esta situación, y evitar la discriminación positiva a las mujeres heterosexuales, propongo un cambio de terminología. Ya que somos líderes en legislación sobre violencia de género, lideremos un cambio de concepción ampliándola y hagamos nuestra la idea de Intimate Partner Violence (IPV), que ya defienden autores especializados, e incluso la Organización Mundial de la Salud. Si cambiamos la denominación actual, y pasamos a tener en cuenta la “violencia entre los miembros de una (ex)pareja”, dejaríamos de tener una doble regulación violencia de género/violencia doméstica, agrupando en una sola figura toda la problemática. De esta forma, conseguiríamos hacer visible el problema de una minoría agredida que, en la actualidad, no cuentan con protección especial, animándoles así a que denuncien y hagan valer sus derechos como persona.

Quien haya prestado atención a la actual definición de violencia de género en nuestro ordenamiento, se habrá dado cuenta de que mi propuesta no recoge la violencia hacia personas dependientes, menores y, en definitiva, hacia el resto del núcleo familiar. Esto se debe a que yo incluiría estas formas de violencia exclusivamente dentro de la figura de violencia doméstica, excluyendo por tanto también la nota de machismo, y dando más importancia a las notas de dependencia o vulnerabilidad.

Pero no basta con hacer visible esta realidad, ni con que las víctimas, del género que sean, se atrevan a denunciar. No. Se requiere, y así lo exige la sociedad, una legislación que funcione y que dé a los operadores de Justicia, y a quienes trabajan día a día codo a codo con las víctimas, las herramientas necesarias para evitar que las situaciones denunciadas continúen.

Like this Article? Share it!

About The Author

Licenciada en Derecho por la UV, estudiante de Grado en Criminología por la UOC, estudiante del Máster de Sistema de Justicia Penal interuniversitario, por la UJI, UDL, UA y URV. Soñadora, bailarina, incorformista, protestona y con un definido, y defendido, concepto de Justicia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *