Deutsche Erziehung: cuando el Estado decide tu futuro a los diez años

Published On 16/12/2013 | By Colaboraciones | Crónica, Divulgación

Hace unos cuantos años nos sorprendían a diario noticias acerca de inmigrantes saharauis, argelinos, libaneses o nigerianos que venían a España después de cruzar en “barca” el estrecho de Gibraltar (unos 14 Km), sin más equipaje que lo puesto. Hoy en día seguimos recibiendo esas noticias pero, entre muchas otras, destacan también los reportajes acerca de personas, la mayoría estudiantes, que vuelan a Alemania, Reino Unido, Australia, etc., en busca de, por lo menos, una posibilidad de futuro. El adjetivo “mejor” ya ni se menciona, simplemente se intenta encontrar un futuro laboral en cualquier país, vista la aridez de la situación laboral española. Lógica y lamentablemente, no siempre ha salido bien.

En su día se me pidió que escribiera algo sobre el tema de la búsqueda de oportunidades laborales en el extranjero. En mi caso es algo diferente, ya que no he acabado la carrera, ni voy a buscar fortuna, ni tengo que aprender la lengua desde cero. Estudio medicina, estoy en 6º y acabo, si todo sale bien, este año. Es decir, estoy aprovechando una magnífica y prolífica beca erasmus en Münster, Alemania (aprox. 160€ mensuales que llegarán en abril; con cierto temor después de haber escuchado noticias respecto a la retirada de beca del ministerio, pese a que luego reculara por lo menos de forma temporal) para observar, terminar de aprender el idioma y, en un futuro, decidir si me quedo, vuelvo o me voy por ahí. Al ser consciente de lo afortunado de mi situación, por lo que estoy mentalizado de que tengo que aprovecharla aún más, he decidido que voy a analizar lo que hay por aquí, que en este caso será el sistema educacional-universitario-sanitario alemán.

Hace aproximadamente un año salió la noticia de que Alemania modificaba su sistema educativo (que constaba de 13 años), reduciéndolo un año, a la vez que España anunciaba la creación de un nuevo bachillerato que durase un año más, igualándolo al alemán. En Alemania existen tres tipos de escuelas, que son: Hauptschule, Realschule y Gymnasium (sin contar la Gesamtschule, de la cual hablaremos un poco más abajo). Cada una de ellas está orientada a un tipo de formación concreta. Tras pasar 6 años en educación infantil (0-6) y 4 en educación primaria (6-10), los profesores “aconsejan” a los padres acerca de las posibilidades mentales de sus hijos en relación con el mundo laboral, dejando que sean los progenitores quienes decidan a cuál de las tres escuelas los mandan para que completen su formación:

Hauptschule (6 años): se trata de un módulo de grado medio; es decir, zapatería, albañilería, fontanería… (llamados fachschule). Actualmente está en proceso de extinción o fusión con la Realschule, ya que tiene unas connotaciones sociales bastante negativas (comúnmente denominada restschule) y poca gente decide este camino.

Realschule (6 años): es un módulo de grado superior aproximadamente, aunque resulta algo complicado compararlo con España. Forman técnicos cualificados para trabajar en la industria, por decirlo de alguna manera.

Gymnasium (8-9 años): lo que podríamos considerar la “élite” educativa de la sociedad alemana. Son aquellos que podrán acceder inicialmente a la universidad.

No obstante, es posible también acceder al Gymnasium tras hacer la Haupt-/Real-schule (haciendo un examen —Abschlussprüffung—), a pesar de ser bastante complicado debido a la mediocre formación recibida previamente.

Además existen otro tipo de escuelas, las conocidas como Sondernschule/Förderschule y Gesamtschule, siendo la primera una especie de escuela para alumnos con problemas educativos y la segunda, muy a grosso modo, el sistema educativo español. Es decir, todo el mundo está en una misma escuela recibiendo una formación igual o similar (algunas separan a los alumnos en función de los resultados que van teniendo) y, tras 6 años, realizan un examen y adquieren su “posición” en la sociedad (obtener buenas notas equivale a una opción privilegiada de hacer 3 años más de Gymnasium, y de ahí para abajo).

A modo de conclusión de este apartado, puntualizar que al acabar la Realschule tendremos 16 años y diferentes opciones formativas. Podremos ponernos a trabajar, o bien ingresar en un Berufsfachschule para formarnos más en profundidad y poder acceder luego a la Fachhochschule, que consiste principalmente en una especie de estudio universitario orientado a la práctica más que a la teoría, por lo que he podido entender. Tras finalizar el Gymnasium podemos bien entrar en la Fachhochschule ya mencionada o entrar a la universidad.

german_education_system

Eso sí, Alemania tenía hasta hace poco una pequeña peculiaridad: si eras hombre, tenías la opción de realizar un servicio civil (véase la mili, donde se curtían esas blancuchas pieles arias) o un servicio social (véase, trabajar como ayudante de celador en un hospital alemán o irse al extranjero a realizar prácticas en escuelas y cosas diversas). Si eras mujer lógicamente no, pues ya perderías después tiempo cuando tuvieses hijos, etc. Afortunadamente eso ha cambiado y todo el mundo puede realizar, si quiere, un año de servicio social/civil. Que es por eso, además de por la mayor duración del Gymnasium, por lo que los estudiantes universitarios alemanes son generalmente mayores que los españoles (para que os hagáis a la idea, voy a acabar la carrera antes que gente de 26-27 años).

El sistema educativo es así. Tiene muchos defensores y detractores. Es decir, hay gente que está de acuerdo en una orientación inicial a una edad temprana de los estudiantes en función de sus capacidades, ya que siempre pueden “reengancharse” en el sistema universitario en el caso de que sean buenos (mi compañera de piso lo hizo desde la Realschule y ahora estudia Geografía y Filología hispánica, un Studium). De la misma forma que hay gente que critica esa segregación tan evidente y defiende la implantación de la Gesamtschule en toda Alemania, de forma que todos los estudiantes tengan (teóricamente) la misma formación. Algo que es ficticio ya que quien tenga dinero podrá proporcionar una formación adicional a sus hijos que otros no tendrán (se puede argumentar que por lo menos todos comienzan en igualdad de condiciones, eso sí).

Más allá de las escuelas nos encontramos con el sistema universitario; que es, en mi caso, la carrera de Medicina. Ha sufrido algunos cambios en la última época y quizá lo que cuento a continuación no es lo más actual (ya que me baso en lo que leo y lo que me han mencionado estudiantes que empezaron a hacer medicina hace 6-8 años), pero creo que a grandes rasgos seguirá de forma similar.

Después de haber realizado el Gymnasium, y el ya mencionado servicio social/civil, el estudiante decide entrar a hacer una carrera. Pero ojo, puede dudar sobre qué hacer o simplemente no apetecerle empezar a estudiar en ese momento, con lo cual decide retrasar un semestre su inicio y empezar, en vez de en octubre (WiSe: Winter Semester, del 01.10 al 31.03, con finalización de las clases el 07.02), en abril (SoSe: Sommer Semester, del 01.04 al 30.09, terminando las clases igualmente antes). Es decir, existen dos “olas” de estudiantes en la universidad, en función del semestre en el que hubieras empezado.

Y, no contentos con eso, entre la fecha de finalización de exámenes hasta el inicio de las clases del segundo cuatrimestre suelen tener aproximadamente un mes-mes y medio-dos meses “libres” (entrecomillado, ya que suelen tener que realizar prácticas en hospitales, escuelas, empresas…, lo cual podría decirse que limita sus vacaciones, pero creo que incrementa enormemente su contacto con el mundo laboral, nulo en el caso patrio).

Las carreras, en general, están estructuradas en dos partes: Bachelor y Masterarbeit. Es decir, uno cursa tres años de carrera para después realizar dos años de máster y tener una titulación, algo que teóricamente va a ocurrir en España también (véase el plan Bolonia). Ahora bien, muchos estudiantes, como mi compañera de piso, se dedican a estudiar más de una carrera a la vez, de tal forma que acaban algo más tarde pero con dos o incluso tres titulaciones. Igualmente, a la vez que están realizando la carrera pueden, al decidir tomársela con calma (un elevado porcentaje de estudiantes lo hacen, alrededor de un 75%), poco a poco complementar sus estudios mientras colaboran con un departamento para investigar acerca de algún tema que les parezca interesante. Pero colaboración en departamento implica, en el caso alemán, investigación para tesis doctoral. Después de estar trabajando y reuniendo unos cuantos datos, deciden descolgarse un semestre de su carrera para dedicarse íntegramente a escribir las conclusiones de lo que han realizado. Por poner un ejemplo, hace poco acudí a una charla de una estudiante de medicina acerca de La historia del instituto de Ginecología y Obstetricia de Münster durante el III Reich. Profesionales, esterilizaciones forzadas, trabajo…

704px-Schulen_Wegweiser

En el caso concreto de Medicina, los estudios están organizados en 3 partes, cada una bien diferenciada de la otra y con un examen intercalado, el cual hay que aprobar para poder continuar con la carrera. Medicina se estructura en 2 años “preclínicos”, examen, 3 años “clínicos”, examen estatal, 1 año práctico y un examen estatal oral. Después de eso, los que hayan superado eso pueden ser considerados médicos e irán a diferentes hospitales a ofrecerse para trabajar con ellos (realizando así la especialidad, a diferencia del MIR en España).

Por España las cosas van mejor en algunos aspectos. Tras realizar nuestros 6 años de carrera (5 teóricos más 1 de prácticas) estamos preparándonos el examen MIR hasta febrero del siguiente año (a mí me tocaría hacer el MIR en febrero de 2015) y, después de hacerlo, obtendremos una nota provisional. Esa nota, después de anular preguntas y sumarle el expediente académico, será nuestra posición a la hora de elegir hospital y, por ende, especialidad. Personalmente me parece más justo que presentarnos a un hospital y que nos cojan por el trabajo que previamente hemos realizado (como pasa en Italia, donde el lugar en el que investigas antes de la especialidad influye bastante para tu admisión), pero tampoco vamos a entrar en esos detalles. Simplemente quería señalar la gran diferencia de sistemas educativos en la misma Unión Europea, que es de lo que trata esto.

En relación a las clases, éstas son interactivas. Tenemos una magnífica conexión a la red del hospital y casi a diario podemos gozar de conexión directa con el quirófano (viendo la operación que se esté realizando y aprendiendo algo de verdad), así como ver pacientes en las propias aulas. Es como si en la carrera de Periodismo o de Arte, o de cualquier cosa que se os ocurra, tuviésemos la oportunidad de escuchar a alguien explicar lo que está haciendo ahora mismo (cómo está recopilando información para escribir un artículo, qué técnicas de colores está usando para pintar un cuadro…; en el caso de HUCO no sé qué estaría haciendo el licenciado de turno, pero bueno, supongo que algo, que es lo importante).

Respecto a otras carreras hay bastante diversidad. En estudios como filología hispánica no hay mucho espacio para la variedad, por lo que las clases son más teóricas y similares a lo que podemos encontrarnos por aquí. Eso sí, me comentan un par de españoles que estudian físicas que, mientras están dando clase, el profesor emplea diversos aparatos (cuyos nombres no recuerdo y prefiero no aventurarme a pontificar ante la absurda posibilidad de acertar) para corroborar experimentalmente lo que está contando (todo ello filmado por una cámara y reproducido en un proyector).

En definitiva, esto es lo que hay por Alemania. Sonará bastante estereotípico, pero la primera impresión que nos podamos llevar no implica una carencia de defectos del mismo. Alemania es un país que busca la excelencia en muchos aspectos (en el ámbito universitario, la imposibilidad de realizar el trabajo de máster tras el Bachelor si se tiene una media inferior a 2,5 sobre 6, siendo el 1 la mejor nota y el 6 el fracaso absoluto), pero no por ello es una panacea a la que acudir. Enlazando con algo que comentaba al principio, no es una especie de “El Dorado laboral”. Ya no estamos en los años 50 gracias a Dios. Es un país en el que la situación laboral es mejor, claro que sí, pero nada es gratis ni fácil. Conozco algunos españoles que se han conseguido quedar aquí trabajando de cocineros después de hacer, por ejemplo, periodismo, o enlazando la carrera de físicas con algún doctorado/máster internacional que te permita sacar la cabeza de España.

Aparte de eso, y para finalizar, me parece muy “entretenido” observar cómo están repartidos los puestos de trabajo en este país. Es decir, hace un par de semanas estuve hablando con unos técnicos de limpieza de la universidad que, casualmente, eran portugueses, turcos y argelinos (véase no rubios y de ojos azules). En algunas discotecas o restaurantes, los que se dedican a limpiar el vómito del alemán de 1.90m a las 4 de la mañana son hindúes o paquistaníes. También podríamos hablar acerca de la falta de legislación respecto al matrimonio homosexual, además de la tácita aceptación de la autoridad del hombre con respecto de la mujer… Hay absolutamente de todo en Alemania, por lo que en próximas entregas me dedicaré a desgranarlo. Hasta el próximo texto y a modo de consejo no solicitado, si vuestro destino es éste, sabed por lo menos en dónde os estáis metiendo antes de montar en un avión de Ryanair, la patera sudeuropea contemporánea.

VENTE A ALEMANIA PEPE

— Colaboración de Juan García Martínez.

Like this Article? Share it!

About The Author

Por lo general, gente con mucho tiempo libre y sin nada mejor que hacer que llenar de rica cultura vuestras cabezas escribiendo en MLI. Eso que os lleváis.

One Response to Deutsche Erziehung: cuando el Estado decide tu futuro a los diez años

  1. Nuria says:

    Una puntualización: no es correcto afirmar que hay 6 años de educación infantil ya que ésta NO es obligatoaria (con lo cual un niño puede entrar a primaria con 6 años sin haber pisado nunca un aula). Además, los kindergarten y guarderías escasean más que los osos panda y suponen un gasto que muchas familias no pueden permitirse (un factor más de ayuda en el modelo “la mamá que se quede en casa cuidando a los niños”). Recomiendo fervientemente el blog http://mamaenalemania.blogspot.com donde el tema de la educación inicial y el machismo velado y no tanto se describen de manera tan exacta como amena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *