Todo es fácil si ignoramos cómo funciona: historia de un programador (frustrado)

Published On 12/06/2013 | By Colaboraciones | Opinión

En un principio comencé a escribir un artículo sobre la evolución y el enigmático futuro que le depara al mundo del desarrollo web, pero a medida que fui desentrañando los diferentes aspectos, cada cual más técnico, de los muchos modelos de web inmersivas, me di cuenta de que a pocas personas les importa lo más mínimo lo que ocurre en la cara oculta de Internet. Por eso, antes de escribir sobre el amplio mundo de las nuevas tecnologías, me gustaría mostrar mi punto de vista de una forma muy desmenuzada sobre lo que hablaré, en un futuro cercano, en esta página.

El buen ciudadano de a pie reniega del hecho de que su gran amigo Internet, y todo lo que sucede en sus entrañas, es fruto de un sector de desarrolladores que viven en la más absoluta penumbra. Toda esa tecnología que a todos nos parece algo natural, ya no solo en el mundo de la web si no en cualquier ámbito informático, es el resultado de un trabajo sobre-humano, donde cientos de personas invierten años sin ningún beneficio salvo el personal. Intentar sacar de esa cueva a diferentes personajes importantes para este mundo será uno de mis objetivos, pues muchos de ellos merecen realmente una oportunidad de ser mediatizados y para que más personas, ajenas a estos lares, no podría calificarlo de otra forma, puedan conocerlos y ver el gran aporte real que sin saberlo, nos han facilitado la vida.

Parte de este gran contribución se centra en el mundo del entretenimiento (el cual no dejaré de lado), donde las consolas, ordenadores, tablets, smartphones y un lago etc., nos han ofrecido un sin fin de horas de entretenimiento. No todo el entretenimiento es una pérdida de tiempo, como algunos nos quieren hacer creer, de hecho es un mundo mucho más rico y variado de lo que podéis imaginar y que sin lugar a duda os mostraré con mucho gusto.

El término “informático” es una palabra muy peligrosa. Una palabra que últimamente me da miedo pronunciar cuando me preguntan sobre mis estudios. Cuando esa palabra sale de mi boca hay amigos, y no tan amigos, que deciden que soy el apropiado para solucionar el desorden de su ordenador o crearle la mejor página web que jamás nadie haya podido ver. Y, cómo no, todo por la cara. Actualmente, mucha gente no tiene capacidad para reconocer la esencia del verdadero informático, hasta llegar al extremo de que personajes, tan populares como el ya fallecido Steve Jobs, sean para un gran sector de pseudo-humanos genios en este mundillo, cuando realmente su aportación haya sido nula e incluso negativa. Criticar el mundo de las tecnologías es todo un arte, que me provoca un morbo poca veces sano, por lo que mis pequeños artículos puede que sean ofensivos para muchos y quizá por eso he de pedir comprensión de antemano. Debo aclarar que solo será mi punto de vista y que estaré abierto a todas las críticas e insultos que me podáis lanzar. Jamás hablaré sin destacar fallos, pues en este mundo nada es perfecto y normalmente los fallos que se generan la gente los ve a simple vista, y precisamente son los que hacen que la tecnología avance de una forma desmesurada.

En un principio intentaré ofreceros información curiosa sobre nuevos productos, físicos o no, donde espero despertar la curiosidad de algunos para adentraros en el que para mí es un maravilloso mundo exento de límites, salvo la perseverancia e imaginación de los que lo componen y desarrollan. Claro está que no dejaré de lado las polémicas actuales, que me tirarán de la lengua hasta arrancármela por completo en muchos casos.

 — Colaboración de Iker Fuente Ventosa.

Like this Article? Share it!

About The Author

Por lo general, gente con mucho tiempo libre y sin nada mejor que hacer que llenar de rica cultura vuestras cabezas escribiendo en MLI. Eso que os lleváis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *