Todo vuelve a la caja

Published On 06/03/2013 | By Joseba Egia Larrinaga | Economía, Opinión

Desde pequeños nos han enseñado que debemos poseer todo cuanto podamos. Como ejemplo práctico aprendemos a jugar al monopoly, un juego que es un ejemplo del sistema por el que se rige la sociedad actualmente. El objetivo del juego es, como bien dice su nombre, crear un monopolio, poseer todos los bienes posibles, hacerse con todos los inmuebles del tablero. Así conseguirás que el resto de jugadores se quede sin nada y seas el amo del tablero.

Es un juego feroz pero muy real. Pongamos ejemplos:

El Banco no se arruina nunca: las instrucciones indican, “Si se queda sin dinero puede emitir toda la moneda propia que necesite, con solo escribirla sobre cualquier papel corriente”. Es tan deliciosamente real que cuesta creer que se trata de las instrucciones de un juego de tablero y no de la carta fundacional del FMI. Además, si un jugador está al borde de la ruina y se ve obligado a vender una de sus propiedades al banco, este solo le dará el 50% del su valor.

Intereses: para poder quitar la hipoteca a una propiedad, debes pagar un 10% de intereses al banco. Es un tipo de interés brutal, por lo que solo si las cosas te van muy bien podrás quitarte una hipoteca de encima.

Impuestos: cuando un jugador cae en la casilla de pago de impuestos puede pagar $200 directamente o pagar un 10% de su patrimonio. Por tanto, esta regla beneficia a los que más posean, ya que en cuanto el patrimonio del jugador sea claramente mayor a $2000 el jugador paga menos impuestos (en proporción) que el resto.

Especulación: como dice Wikipedia, la especulación es el conjunto de operaciones comerciales o financieras que tienen por objeto la obtención de un beneficio económico, basado en las fluctuaciones de los precios. En el monopoly, los jugadores compran propiedades especulando que otros jugadores los querrán más tarde y así podrían sacar un beneficio simplemente de la propia negociación.

Puede que solo sea una impresión, pero la única diferencia entre el monopoly y el capitalismo actual es que los perdedores no pueden meter todas las fichas, todas las casas, propiedades y billetes en la caja y levantarse de la mesa. Creo que se debe plantear un nuevo modelo social y económico que busque el bien común y el desarrollo sostenible de la humanidad.

Like this Article? Share it!

About The Author

Estudiante de Ingeniería de la Organización industrial en la Universidad del País Vasco, Junior Empresario, triatleta, amante del opensource ...culo-inquieto en general.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *