Ciudadano político

Published On 25/02/2013 | By Jokin Babaze Aizpurua | Opinión

Este último tiempo, estamos viendo como la situación política nos preocupa cada vez más, ya que es cada vez más desastrosa. Desgraciadamente, en la mayoría de ocasiones, esta preocupación se traduce en una queja resignada de que todos los políticos son iguales. Sin embargo, esta idea parte de que hemos olvidado algo que debería estar grabado a fuego en nuestras mentes: que no hay otro político que el ciudadano, y que todos y cada uno de nosotros llevamos dentro un político.

Obviamente, no todos ocuparemos cargos públicos, y ni siquiera deberíamos, pues la sociedad no funcionaría si todos sus miembros se dedicaran en exclusiva a la gestión pública, y además muchos no serían felices en esta labor. Pero eso no implica que debamos desentendernos por completo de la política durante el periodo entre elecciones. Más bien al contrario, debemos participar en ella lo más activamente que nos podamos permitir, puesto que tan solo el cumplimiento exquisito de nuestras obligaciones y el ejercicio activo de nuestros derechos nos convierte en verdaderos ciudadanos, y la participación política es un derecho y un deber que tenemos los individuos como miembros de la sociedad.

Como ciudadanos, tenemos la obligación moral de tomar las riendas de nuestro propio futuro. Para ello, debemos olvidarnos de la política como algo de lo que huir y reclamar la legitimidad del ciudadano como sujeto político. No podemos quedarnos en la barra del bar quejándonos de lo malo que son los políticos, porque, sencillamente, no nos lo podemos permitir. Debemos ser verdaderos ciudadanos y preocuparnos por la buena marcha de la sociedad, pero no solo cuando, como ahora, la situación es horrible, sino siempre. Como verdaderos ciudadanos, debemos tomar la actividad política como costumbre.

Debemos acostumbrarnos a opinar sobre cualquier asunto, a movernos en la sociedad civil para actuar de acuerdo a nuestras ideas, y a participar en la medida de lo posible en el sistema democrático, que con todas sus deficiencias, sigue siendo el mejor de los sistemas existentes. Porque solo así podremos pretender que llegue a producirse alguno de los cambios que reclamamos en los asuntos que nos preocupan.

A ello nos dedicaremos los miembros de Muera la Inteligencia: a actuar, movernos y participar. Porque como estudiantes, somos críticos, somos idealistas, y queremos que las personas que tenemos a nuestro alrededor escuchen nuestras ideas. Somos, en suma, verdaderos ciudadanos. Somos ciudadanos políticos.

Gazte gera gazte, eta ez gaude konforme.

Like this Article? Share it!

About The Author

8 Responses to Ciudadano político

  1. Francisco de Apellániz Sainz-Trápaga says:

    Para empezar el título “¡¡Muera la inteligencia. Viva la muerte!!” está en total contradicción con lo que pretendeis. La frase, respuesta del General fascista Millán Astray, fundador del Tercio de Extrangeros (Legión Española) al discurso de Unamuno en el paraninfo de la Universidad de Salamanca el 12/12/36, fué premonitoria y sigue en plena vigencia. Si ayer vivimos continuos pronunciamientos, golpes de estado, revueltas y guerra civil y dictadura, hoy vivimos otra dictadura mas sutil pero no menos cruel. La del “toco-mocho”.
    Dices: ” Este último tiempo, estamos viendo como la situación política nos preocupa cada vez más, ya que es cada vez más desastrosa. Desgraciadamente, en la mayoría de ocasiones, esta preocupación se traduce en una queja resignada de que todos los políticos son iguales. Sin embargo, esta idea parte de que hemos olvidado algo que debería estar grabado a fuego en nuestras mentes: que no hay otro político que el ciudadano, y que todos y cada uno de nosotros llevamos dentro un político”. Lo que me llena de angustia y preocupación solo de pensar que si no hay otro político que el ciudadano, todos y cada uno de nosotros llevemos dentro un potencial chorizo.
    ¿Que alternativas tenemos ante quienes nos esquilman de forma sistemática para untar a bancos y grandes empresarios a cambio de sobres, financiación y condenoción de deudas millonarias? ¿Que alternativas tenemos ante quienes modifican las leyes en beneficio de una clase política corrupta y con el único objetivo de poner cortapisas a la acción popular y la Justicia? ¿Que alternativas tenemos ante quienes nos estafan con promesas constatables que nunca cumplirán?
    Porque si la alternativa es aguantar, profetizo tiempos de plomo.

    • Francisco de Apellániz Sainz-Trápaga says:

      Por cierto, pido perdón a la RAE por haberme cargado la palabra extranjero. Ha sido un lapsus germanicus. Donde digo extrangero, quiero decir extranjero.

  2. mikel says:

    La rae dice de la democracia lo siguiente: Doctrina política favorable a la intervención del pueblo en el gobierno” Bien atendiendo a esto significa una persona un voto,o mejor dicho significaría una persona un voto, porque la realidad es bien distinta.

    Mejor tendríamos que decir un EURO un voto, ya que es así como funciona el sistema político Si queremos empezar por cambiar las cosas hay que empezar por cambiar de raíz el mensaje que se transmite a todas horas: estamos en crisis, no hay remedio ,hemos vivido por encima de nuestras posibilidades etc. y otra tantas cosas que oímos de nuestros políticos.debomos exigir transparencia en todos los ambitos en el que se toman las decisiones(informe semanal video de esta semana)
    Entender la realidad es bien simple y a la vez tan compleja e inquietante que dan escalofríos(recomiendo cualquier vídeo de noam chomsky,aunque las 10 estrategias de manipulación mediática es de recalcar),la economía gobierna la política, los intereses económicos son los que mandan. Los grupos de presión están ahí no los vemos, no hacen ruido pero las decisiones importantes que nos afectan a todos las toman ellos. Me temo que solo podemos vivir dentro de nuestra burbuja.
    Es en cierto modo como el mito de la cueva de Platon, creemos que estamos preparados para saber la verdad pero estamos dispuestos a renunciar a nuestra forma de vida actual para cambiar la realidad? ese es a mi entender es la verdadera revolución

  3. jaime says:

    pues vamos…aunque parezca muy sugerente y agresivo el anuncio “Muera la Inteligencia.Viva la muerte”….para este foro o forillo…no me parece ni adecuado ni consistente para luego hablar de política….El solo hecho de oir esa corta arenga ,pues militar (de los de “antes”) fue quien la pronunció en vísperas del conflicto más desgraciado que sufrimos aquí, trae a mi espíritu recuerdos de tiempos desagradables y actitudes no especialmente ejemplares ….tiempos que se han llamado negros , con lo que la acepción de este adjetivo en su vertiente peyorativa califica…por tanto por principios éticos (quizás equivocados) no voy a colaborara en este ágora arropada bajo este lema tan brutal !!! creo que se puede criticar el sistema (caduco,vetusto,injusto,antifuturo,etc…) bajo otros lemas que no repelan lo que debemos utilizar (la inteligencia) si queremos ayudar a ese cambio…

  4. Jokin Babaze Aizpurua says:

    Vamos a ver, para aclarar lo del título de la web, que no es “Muera la inteligencia. Viva la muerte”, sino tan solo “Muera la inteligencia”: es satírico, o irónico, si se prefiere. Lo mismo que el apartado de “Insúltanos”, ya que obviamente no queremos que nos insulten. Por otro lado, este blog no me pertenece solo a mi, sino que hay todo un equipo detrás produciendo artículos sobre muchísimos temas, y a mi me han adjudicado escribir de vez en cuando sobre la decadente política de este país. Muera la Inteligencia no ha hecho más que empezar, y esto no es más que una pequeña reflexión de presentación, al igual que el No-Manifiesto y el texto “Muera la Inteligencia y exalte el conocimiento”. Espero haber aclarado esto.

    Cuando digo que no hay otro político que el ciudadano, quiero decir que, por mucho sistema que exista, los ciudadanos somos los verdaderos sujetos titulares del poder político, y que debemos ejercerlo para que no haya chorizos, para que no se modifiquen leyes en beneficio del gran capital etc. en fin, para que podamos construir una sociedad verdaderamente justa.

    La política en este país es decadente, y está dando pié a ideas y mensajes que precisamente recuerdan a las que dieron lugar al golpe de estado franquista y al desgraciado episodio del que esta web toma su nombre, y esto nos preocupa mucho, muchísimo, y creemos que dentro del espíritu de la web, que podéis leer en el No-Manifiesto, está el intentar contribuir a tratar de parar esta declive, y para ello contribuir a rehabilitar la democracia.

    Siento que no se haya entendido esta idea, pero espero que las futuras entradas en la web consigan superar vuestra inicial mala impresión.

  5. jaime says:

    pues muy bien….”sostenella y no enmendalla”….sigo pensando lo mismo

    • Dalo Malus says:

      La ironía es un arte. Y la mejor manera de criticar es precisamente siendo capaz de poder usar (irónicamente) las palabras ajenas para conseguir un própósito propio. A mí me parece que este proyecto tiene una buena base de partida, una idea original, y todos los ingredientes para que el espíritu crítico consiga remover conciencias. En todo caso, como sucede con la prensa, no nos quedemos con el titular y seamos capaces de adentrarnos en los hechos que se relatan.

      En concreto, sobre el artículo del compañero Jokin, no tengo más que palabras de elogio porque ha sintetizado muy bien una realidad: “los ciudadanos somos los verdaderos sujetos titulares del poder político”. Esas palabras no vienen sino a explicar nuestra realidad constitucional pues de acuerdo con el art. 1.2 de nuestra Carta Magna, “la soberanía nacional reside en el pueblo español del que emanan los poderes del Estado”. Por consiguiente, tanto si nos referimos a ciudadano en sentido genérico (la política es consustancial a su propia esencia personal) como si nos referimos a un ciudadano concreto, la política es inseparable a su condición humana en cuanto que de un modo u otro va a tener una participación política, lógicamente en un sentido amplio de la acepción. En consecuencia, creo que el artículo de Jokin responde perfectamente al espíritu crítico del que debe hacer gala este espacio. Hay que leer con voluntad de entendimiento y aprendizaje. Si soy capaz de entender la voluntad del mensaje “del otro” seré capaz de comprender lo que estoy leyendo, lo que quiero interpretar de esa lectura y en definitiva, seré capaz de conocerme a mí mismo. Vaya mi ironía: creo que uan vez me dijeron hay algún griego que dijo no sé hace cuánto algo así como “conócete a ti mismo”… Llo mejor que le puede pasar a Mueralainteligencia.com es que muchos nos conozcamos a nosotros mismos y sepamos que no somos borregos y que la simpleza es un agujero del que es complicado salir. Pero se sale.

  6. Dalo Malus says:

    Jokin, corrígeme pero detrás de tu idea: “los ciudadanos somos los verdaderos sujetos titulares del poder político” no vienes sino a explicitar nuestra realidad constitucional, pues de acuerdo con el art. 1.2 de nuestra Carta Magna, “la soberanía nacional reside en el pueblo español del que emanan los poderes del Estado”. Por consiguiente, tanto si nos referimos a ciudadano en sentido genérico (la política es consustancial a su propia esencia personal) como si nos referimos a un ciudadano concreto (que siempre va a vivir en sociedad), la política es inseparable a su condición humana en cuanto que de un modo u otro va a tener una participación política, lógicamente en un sentido amplio de la acepción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *